Patria, Minerva y María Teresa Mirabal eran mujeres típicas de la década de 1950. Se casaron y luego tuvieron hijos y aparentaban ser simples madres y duenas de casa. Sin embargo, la época en que vivían era terrible ya que el país se estremecía bajo una de las peores dictaduras que jamás han existido en el mundo. Rafael Leonidas Trujillo tomó el poder en 1930 y desde ese momento sometió al pueblo dominicano a un reinado de terror, torturando y asesinando a todo el que se le opusiera.

Las hermanas Mirabal se oponían secretamente al régimen. A fines de la década de 1950, Minerva, la segunda de las hermanas, lideró un movimiento cuyo fin era derrocar a Trujillo. Los esposos de las Mirabal se unieron a la causa y también formaron parte del movimiento secreto. Trujillo muy pronto descubrió al grupo de conspiradores y encarceló a las hermanas y a sus esposos. Sin embargo, el tirano obligado a soltarlas a ellas debido a una creciente presión internacional que crecía en contra de su régimen. A los esposos los mantuvo presos.


A María Teresa se le arrastra hacia el canaveral
Las hermanas visitan a sus esposos encarcelados
en Puerto Plata

 


Minerva se rebela por primera vez contra el régimen de Trujillo

El 25 de noviembre de 1960, las mujeres y su chofer, Rufino de la Cruz, partieron a visitar a los esposos encarcelados. Trujillo había trasladado a los maridos de una cárcel in Ciudad Trujillo, como se llamaba la capital en ese entonces, a Puerto Plata, una ciudad que queda muchos kilómetros de distancia. Trujillo mandó a sus secuaces a interceptar el jeep en que viajaban ellas y a asesinarlas.

A las hermanas se les llevó a un canaveral, donde fueron brutalmente muertas a palos y estrangulamiento. Luego, sus cadáveres fueron colocados en el jeep en que viajaban, y éste fue desbarrancado por una precipicio para que pareciera un accidente. Este era un método muy corriente utilizado por Trujillo así que nadie creyó la historia del accidente.

Todos pensaron que Trujillo las había asesinado. La muerte de las Mirabal enfureció a tal punto al país, sobre todo la gente joven, que un grupo de conspiradores que gestaban un complot contra de Trujillo, decidió asesinarlo. El 30 de mayo de 1961, mientras viajaba Trujillo con su chofer hacia las afueras de la ciudad, el grupo de atacantes les hizo una emboscada al vehículo y asesinó a Trujillo a tiros.

La muerte de las Mirabal desencadenó muchos cambios en el país. Fue el detonante para una serie de eventos que eventualmente conllevaron a la libertad y democracia en República Dominicana. En 1984, las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre, fecha de la muerte de las Mirabal como "El Día de la No-Violencia Contra la Mujer" en su honor.

Dedé Mirabal, la cuarta de las hermanas sobreviviente, quien se hizo cargo de los seis ninos de sus hermanas asesinadas, ha dedicado su vida a preservar el legado de sus hermanas.


Hoy, en República Dominicana, las hermanas Mirabal son veneradas como heroínas nacionales y se han nombrado pueblos, ciudades, escuelas, instituciones y hasta provincias enteras en su memoria.

 
 
     
Auspiciado por Mariposa Cultural Foundation | Derechos Reservados 2008
mariposa@codenamebutterflies.org